Saturday, September 30, 2017

R14

Por sobre todo eras una "erre". El catorce fue tu numero. Respetada por tu exigente profesionalismo y querida por todos a quienes tocaste; se te conoció entregada a tu vocación de ayuda extrema. No cabían los limites allí. Era todo o todo; y no habían argumentos. Responsable a rabiar, honesta, lo que abordaste lo hiciste con ahinco y mucha seriedad. Una mujer como muchas y como muy pocas.

En mis 4000 días contigo nunca  te escuché una mala palabra para nadie. Conmigo aprendiste a decir garabatos. Una mujer del campo hecha a si misma, inteligentísima, que sufriste los embates de la vida, el amor, la dicha, la ilusión, la maternidad, el desden, el maltrato y las amenazas de muerte. Lo viviste con ilusión, fantasia, amor, pasión, alegría, desconsuelo, ensoñación, desolación, paz, felicidad, silencio y estoicismo.

Me sentí bendecido con tu cariño, tu amistad, tu amor, tu profesionalismo, tu compañía y tus cuidados. Feliz por nuestro hijo que hoy te representa en mi vida. Sin duda, un orgullo para tus padres, y un ejemplo para mi, tus hijos, nuestras familias y compañeros de vida. 

Un ser humano increíble y admirable. Fuiste mi esposa, la madre de mi hijo, mi compañera, mi amiga, mi socia, partner de turno, en algún momento mi secretaria, también mi jefa y gerenta general. Una tremenda amante. Una madre jugada y cariñosa.

Disfruté de tu compañía, de tu risa, de tu entusiasmo por la vida, aprendí a valorar la sorpresa por cada detalle, porque una flor o un peine podían ser el mejor regalo en tu vida. Añoraré tu cocina, tus gritos de alegría y sorpresa, tu buen trato, tu días malos y puedo decir que hasta tu desorden. Conservaré como míos tu gusto por los días nublados en la playa, tus rezos, el campo, la cueca, las camelias, los jazmines y tu entendimiento de la justicia y el amor. Por supuesto, me quedo con el 14.

Un día me dijiste que estabas lista para partir,  libre, que por supuesto no deseabas hacerlo por dejar de disfrutarnos. Pero estabas tranquila con eso. Me asombraste guerrera impecable. Aquellos que acompañaste en su ultima mirada con tus manos, tu amor y conocimiento han de estar consolándote  en esta nueva vida de libertad y dicha que estoy seguro gozas merecidamente.


Cada flor de nuestro jardín tendrá tu rostro, cada brisa será tu susurro, cada rayo de sol será el abrazo de aquellas noches cuando me decías que en mis brazos "todo estaba bien".

Tu partida ha sido una perdida tremenda para el mundo y una ganancia para las huestes de ángeles que seguramente vas a integrar y, no me cabe duda , vas a liderar.

Vaya libre y en paz amor mio.


Funcionarios todos.

No me vengan con sandeces a esta altura. ¡Por favor!.


Sentimentalismos al cuerno.


Con los ultimos acontecimientos son testigos de la fragilidad del modelo humanista de trabajo.
Que quede claro y no se tenga duda que ante cualquier viso de queja seremos inflexibles... y racionales (sobre todo racionales) . La administración es bruta y el que no lo entienda así la puerta es ancha.


Nadie dijo que iba a ser de otra forma, y si entendieron otra cosa, bueno....la politica es así.
La emoción al rincón. ¡Que andan con sentimentalismos de vieja! para eso no estamos.

¡Viva Weber!


La Administración

Sunday, December 28, 2014

Lo que aprendí de mi padre




Hoy ya son dos años de la partida de mi padre. Navegando en mi computador encontré algunos pensamientos que plasmé durante el proceso de acompañamiento en sus ultimos días y después.
Un homenaje a mi padre.
A dos años de tu partida, con mucha pena, me siento feliz.
_____________________________________

De mi padre aprendí el glamour.Aprendí a usar perfume, gomina, a afeitarme con máquina eléctrica, a usar guantes, galochas, paraguas, colleras y pañuelos fragantes. Me traspasó el gusto de la buena factura.

La distinción y prestancia de mi padre fueron un molde profundo. Me bautizaron con su mismo nombre, por causalidad tengo las mismas iniciales y cuando adolescente asumí su mote.Con frecuencia me quedé con sus chalecos de marca europea y con muchos regalos de sus tiempos de estrellato. Aprendí a fumar sin filtro, como lo hacen los hombres. Quise ser ingeniero comercial como el pero me falló el barómetro y solo me quedé en el deseo de imitarle la profesión. Toqué su guitarra con cuerdas de metal hasta reventarme los dedos.

Solo una vez me retó duramente y fue por una pelotudez. Cuando merecí un buen castigo no pasó nada.

Viejos ya, nos entrenamos en abrazar y demostrarnos amor; y a el le costó y aprendió. Fuimos buenos amigos. Confesores y complices de nuestras tonteras sin vuelta.



¿Que es lo que puedo decir de mi padre?

Que me siento orgulloso.  

Que lo amé y el lo supo.

Que en lo profesional fue un hombre que surfeo muy bien en la cresta de la ola; y la ola igual lo tumbó y supo salir a flote.

Que se hizo querer, con su distancia  y cosas que lo distinguieron.

Que no supo hacer muchas cosas y que hoy me pasa lo mismo.

Que durante toda su vida intentó burlar a sus grandes fantasmas pero por mas que se esmeró no pudo quitarle el poto a la jeringa.



De mi padre aprendí a orinar, a valorar a las personas independiente de su extracción social. A saludar a todos. A regalar cuando tienes.

A los 15 años me enseñó a conducir y me prestaba el auto cuando visitaba a sus pololas.

Si uniera todo el tiempo que lo esperé, estaría sentado todo un año.

A pesar de su partida del lado de mi madre siempre estuvo presente. Siempre.

Me llevó cuando me fui a estudiar al norte y sufrió mucho mas que yo al dejarme en una pensión de mala muerte. Compensó su pena con opíparas encomiendas que todos esperábamos ansiosos.

Ahora estoy acompañándote en sus últimos momentos, como me ha tocado hacerlo con muchas personas en mi vida. Pero esta vez es a mi padre. Mi propio padre.



Los recuerdos se me agolpan, mi vida relacionada contigo me llena y me siento de tu edad. Cada año me acerco más a tí, desde la experiencia, desde la comprensión de la vida, de la mía y de la tuya, el perdón y la compasión, los amigos y los compañeros de ruta.



Sergio Enríquez Latorre has sido un gran hombre y me identifico contigo. Un hombre que ha logrado muchas cosas en la vida lo proyecta y su impronta quedó en muchas personas que lo quisieron. Quiero seguir tu ejemplo. Mis hijos deben saber que son la proyección de su abuelo y deben presumir de ello.  Porque tu vuelo fue un gran vuelo. 
Mi padre fue un gran hombre.



Soy afortunado de no tenerte cuitas, quejas ni reclamos, que no me debes nada ni debes resarcirse por tus faltas u omisiones de mi infancia, que muchas hubieron.

Al final no hay momentos kodak de despedida, no existió esa última conversación, esa esperada conversación donde poner todas las cuentas, donde reparar el alma, donde despedirse desde la esencia. No existió tal cosa.  Sin embargo queda el amor, la memoria y los recuerdos.



Tu estilo de John Wayne para eludir el sufrimiento y bajarle el perfil  a tus enfermedades, tu automedicación y la testarudez ante la decadencia del cuerpo nos llevaron al final anticipado de una vida a sus 73 años.

Hay aspectos de tu vida de los cuales no puedo referirme, porque los desconozco o porque no deseo hablar de ellos y forman parte de tu peculiar historia. Y me regocijo con ellos.



Quedarán sus videos inconclusos en su computador que seguirán hablando sobre el, y a lo mejor algún día nos den luces para después de su partida conocerlo mejor.



Escribo esto al borde de tu cama mientras respiras tus últimos colores .



Tuve el privilegio de cerrar tus ojos, de acompañarte en tus minutos finales recitándote un mantra hermoso que no he vuelto a cantar.



Muchas gracias a quienes nos acompañaron, lo cuidaron y amaron.

Te amo.

Thursday, December 18, 2014

Karimah

Con mucha fortuna me he encontrado en la vida con personas sorprendentes que han impactado mi espíritu. Es fácil encontrar personas que hablen sobre vivir de acuerdo a una ética basada en el bien y el amor pero hallar personas que lo practiquen y sean congruentes con esa ética es algo verdaderamente dificil de encontrar.  Ayer hice una clase en una universidad de cota mil y algunos de los egresados referían que en un grupo representativo de la población solo un 5% de las personas serían de confiar. Vaya mundo.
Pues bien, tuve la fortuna de encontrar a una mujer que podría estar dentro de ese 5% y que fortaleció mi entendimiento sobre lo que es la confianza, la palabra de honor, el respeto por las personas y sus tradiciones. Me mocionó su convicción la que también me benefició de manera práctica y directa. Quedé francamente sorprendido y siento que asumí la obligación de respetar su regalo y fortalecer mi propia ética para con los que me rodean. Un regalo y una responsabilidad.
Confía y empezarás a sentir un considerable aumento de energía. Esa energía es amor. Esa energía quiere bendecir a toda la existencia, porque cuando estás en esa energía te sientes bendecido. Y cuando uno se siente bendecido, ¿qué otra cosa puede hacer sino bendecir a toda la existencia?  ( OSHO)
Muchas Gracias Karimah!

Saturday, July 19, 2014

Al Lado del Camino

"No es bueno nunca hacerse de enemigos
que no estén a la altura del conflicto
que piensan que hacen una guerra
y se hacen pis encima como chicos
que rondan por siniestros ministerios
haciendo la parodia del artista
que todo lo que brilla en este mundo
tan solo les da caspa y les da envidia" ( Fito Paez)

No se si por mero afán altruista, por búsqueda de la superación por trascendencia o por una pretensión aspiracional, desde pequeño recibí de parte de mis padres, abuelos y bisabuelos una refinada educación centrada en el otro, basada en la cortesía, en la urbanidad y el altruismo. 
Si bien tuve la fortuna y el privilegio de tener una buena educación formal fueron mis padres y sus padres quienes fortalecieron la importancia de ser respetuoso y educado en casa ajena, a ser compasivo de las necesidades de mis semejantes, en lo posible demostrarlo claramente, ilustrándome que escoger el trozo pequeño del plato era lo correcto. El mejor ejemplo fue mi padre, quien habiéndose encumbrado en las altas esferas de la gerencia nacional y logrado el éxito económico, con sus actos me enseñó a tratar a todos como personas valiosas independiente de su nivel social, económico o educacional. Era de trato transversal con grandes y pequeños. Producto de ello, más de alguna vez me otearon con ojos muy abiertos o reprendieron estúpidamente por saludar de beso a auxiliares de aseo en mis lugares de trabajo. Todo esto se constituyó en un bushido personal no libre de complicaciones. 
Apenas supe leer y escribir mi bisabuelo materno, por quizás que travesura , me conminó a llenar un cuaderno con “madre hay una sola” y luego, antes de los seis años, se dio a la labor de instruirme en los deberes morales del hombre, para con sus padres, la patria, los semejantes y para con uno mismo, consagrados tanto en el Manual de Carreño como con los frutos de su cosecha particular. Me habló de modales y cualidades que todo “caballero” debía observar si quería ser preciado de tal en la sociedad. Como sonarse, poner los cubiertos, observar cortesías, tratar a las damas, a los varones; en fin, urbanidad y buenas costumbres. Agradecida educación, ya que saber cuando abrir puertas, dejar pasar primero, presentar sillas y otras gentilezas me consiguieron beneficios y marcaron una notoria diferencia en mis relaciones, particularmente favorables con el sexo opuesto y por supuesto fastidiosas con el propio. También fue mi abuelo paterno quien a los cuatro años me dio una zurra de pantalones abajo y correa por golpear a mi hermana que me moduló para ímpetus futuros. 
Siendo preadolescente, durante una clase de historia en octavo básico asumí como propio el mito egipcio del peso del alma. La premisa de no sufrir ni generar sufrimiento me deslumbró y la adopté con entusiasmo. Si al final de mis días mi corazón pesaba más que la pluma de Maat, entonces sería devorado y no podría trascender al más allá. No haber generado sufrimiento o dolor sería la prueba de la blancura para concluir airoso el ciclo vital. Tal filosofía fue determinante y en algún periodo de austeridad personal alcancé (brevemente en algunos casos) la postergación del beneficio personal ante la prioridad de terceros. Incluso en cierto momento erróneamente interpreté que dejarse ganar era algo plausible si con ello se beneficiaba al otro. Cuando adolescente la actitud era poner la otra mejilla y ser ecuánime aún cuando te golpearan a la mala. Ganar tenía que ser modulado ya que era una muestra de arrogancia y podría ofender. Por tanto aprendí a contenerme y ceder. Lo que no sabía entonces era que esa perspectiva era aún más arrogante. Yo me dominaba y aguantaba mientras veía que otros la llevaban y disfrutaban. 
Cultivarme para sentirme ganador fue complejo. Aunque tenía garra, fuerza y empuje en mis cometidos seguía operando un programa parecido a la tercera enmienda de Robocop, intenté no entrar en los juegos de sumas a cero y profundicé una afición por un comportamiento condescendiente, elástico, tolerante e indulgente. Y no me fue mal. Tuve éxito en mis asuntos. 
Mientras más crecía las cosas no cuajaban, la lógica no funcionaba. Mi interpretación del mundo iba modificándose y los apetitos de desagravio y compensación también lo hacían. Poco a poco mis vientos internos se conjugaban para desviar mi barca del lado correcto y ya siendo un hombre mis ideales pubescentes no lograron impedir que me desmadrara de maneras groseras, necias, torpes e injustas con la gente más importante que compartía mi existencia. Coincidí con mi padre sobre que para el grueso de los mortales no hay tal cofre al final del arcoíris esperándote luego de arduos esfuerzos, buenos actos e infortunios.
A medida que me daba cuenta que las negligencias, discriminaciones, omisiones, abusos de confianza, dobles estándares, caraderrajismos, nepotismos, compadrazgos, conflictos de intereses eran el plato del día instalado como práctica común concluí que el orden predominante en el mundo es caótico y con carga negativa, a mayor bondad mayor maldad, que los que verdaderamente tienen la pega dura son aquellos que trabajan por la conciencia y el bien común, que están destinados por fallo unánime a ser vilipendiados, estafados, difamados, deshonrados, a sufrir por , a morir estúpidamente y a ser asesinados. Lo veo día a día en mi trabajo. Mientras más bueno el sujeto peor la muerte; o más zonza.  Es cosa de ver la historia: Tibet, Ghandi, Facundo Cabral y miles de millones. Que no vamos para ningún lado sensato; que nos vamos a despeñar por culpa de unos pocos perversos desgraciados. El bien es débil y el mal poderoso. No hay Dios.
En mis andanzas conocí personas que habían entendido todo esto mucho antes que yo y con un capital ético ambiguo y la decencia olvidada en bolsillo del overol del colegio, se relacionaban buscando el beneficio personal a todo evento y el reconocimiento con desmedro del otro utilizando artes groseras pero eficaces. Hombres y mujeres ignorantes de como edificar una comunidad virtuosa en torno suyo y que solo supieron como construir enemistades. Sin embargo, raya para la suma, a los ojos del medio, prevalecieron como los más fuertes. 
En mi inocencia (aunque a mi edad actual más bien es torpeza), con el tiempo y la experiencia reiterada entendí que cuando te enfrentas a una persona (o grupo) infame o a un “winner” que quiere llevar la delantera y establecer las reglas, con mucha frecuencia sales perdiendo y la justicia como valor no existe. En el proceso por defecto afrontas algún acto salomónico, decisión política o bien común que te damnifica y beneficia al ignominioso.  Así, el que pega el primer golpe siempre gana algo y el que lo recibe siempre pierde algo, como una suerte de “Efecto de La Haya” que dejó a Chile en menoscabo contra toda razón y argumentos. Portarse mal tiene sus ventajas y la práctica de romper huevos para luego pedir disculpas es perversamente útil a los Maquiavelos. Ser cínico, mentiroso, hipócrita y victima a la vez es el combo del éxito para ellos. Por eso no es de sorprenderse que cuando un Karadima te demanda por abuso sexual en su contra, desafiando todo entendimiento y sensatez te encuentres amonestado, con la venia de la curia, el estado, los poderes fácticos, tus jefes y los sapos de turno, solo por mantener los equilibrios, por el beneficio de la duda o por que Karadima es Karadima, y bueno… tu sabes…. que le vamos a hacer ...
Como siempre el ego juega en contra y a favor. Es motor y fricción. La búsqueda del reconocimiento también.  Al borde de los cincuenta la esperada glorificación que todo artista, incluso mediocre, espera de la concurrencia no llegó. A pesar de mis variadas  y reconocidas capacidades he recibido más rechiflas, abucheos y ninguneos que aplausos y retribuciones me he debido sentar en la banca de los incomprendidos, los atrevidos, de los “too much para nosotros”. Por suficiente rato he sacado ciegos a mear y me aburrí. Es cosa de imaginar como se sentiría Manfred Max - Neef en un cargo intermedio en el MOP intentando cambiar prácticas. 
¿Será alguna estrella que en alineación con los astros cuando nací  que determinó que mi albur sería este? Tengo pendiente una carta psico astral full verdad.
Me he preguntado insistentemente que debo enseñar a mis hijos. Y he dudado entre la vía nihilista y funcional al futuro o apostar por el mito egipcio. Creo que sé por cual me decidiré. Por supuesto que seguiré subiéndome al escenario ya que cada tanto me retiro de las pistas y también cada tanto mi vedette interna me juega una mala pasada. Pero en el futuro buscaré codearme con mas egipcios que fenicios, con más fieles que con ungidos, con más amor que antipatía habré de hacer el bien y hacer el daño, seguiré sacando el trozo pequeño del plato y perseguiré la olla al final del arcoíris.
  a queal﷽﷽to que seguirciegos a mear. se sentirmos que no habuturo o apostar por el rza y empuje podr
En los veinte con mi amigo Martínez jugábamos ajedrez y tomábamos whiskey con melón escuchando a Lennon. Acordamos que nuestro himno Imagine sería la última tonada para ambos. Si bien la sigo guardando para ese momento, en mis cuarentas mi nuevo filósofo es Fito Paez y lo que para mi es su obra maestra. Allí estoy. Es más entretenido y más barato.

Tuesday, January 24, 2012

Homeostasis

Voy en mi auto por la carretera y de pronto me siento algo extraño. Un leve mareo me saca de mi flujo de pensamientos. Cede al instante. Me asusto. Sigo conduciendo y ahora me extravío pensando en la causa. Repaso si fue producto de algún desbalance electrolítico, tal vez la glicemia, acaso alguna arteria que se dilató en mi SNC, quizás de la falta de oxígeno en algún territorio cerebral o fruto de la caída de esa endorfina que desconozco lo que determinó la salida transitoria de mi estabilidad. Ese equilibrio que debo mantener a cada momento para responder a mis necesidades y deseos o a las crecientes exigencias físicas y mentales que me impongo día a día.

Un frágil y maravilloso equilibrio que determina que yo siga siendo yo en todo momento, en lo fisiológico, emocional y mental, al despertar y de manera constante durante todo el día; que permite que no sea otra persona. Bastaría solo un golpe o el cambio en la concentración de un ión para que mi vida sea de otra manera. Que mi personalidad se encuentre determinada por fluctuaciones eléctricas, químicas y osmolares no es algo tan obvio y me sorprende vivamente.

Llego al peaje masticando esta idea y la señorita de la cabina se ríe de la cara de sorpresa que a mis 45 años llevo instalada por la comprensión de una materia que hoy mis hijos revisan en séptimo básico.

Monday, April 07, 2008

Monday, February 18, 2008

Crayones


Estaba aterrada. Agazapada y con un niño en brazos ante un panorama grotesco.
Sus crayones, expertos e indelebles escudos en ajustar nubes de tormenta, se aturdieron para colorear ese tonal.
Estaba acostumbrada a llegar y confirmar los saqueos de la muerte. Estaba preparada para asumir la resignación del fracaso anticipado. Pero no estaba preparada para que la pelada le rozara la oreja, se le plantara adelante y la mirara directo a los ojos.

Había llegado por un bebito en apuros. Al instante supo lo que ocurría. El padre mudo, la madre de ojos güeros. Un angelito no se cae por las escaleras, se dijo.

Aparentando calma y presurosa por salir del escenario, entraron a la ambulancia. El equipo iba tenso. La madre atrás, el padre de copiloto.
En adelante, todo mal, impreciso pero a la vez matemáticamente despejado, como en una secuencia de Tarantino, en cámara ultralenta a la velocidad de la luz. Como en flashes estroboscópicos la madre advierte, el botón de pánico, los carabineros, el padre con el arma, el descontrol total, disparos, cuerpos agitados en una carrera sin destino, el bebé, el ajusticiamiento, la incredulidad. Se suponía que preservaría la vida, se repetía.

Todos escuchamos su hilo de voz por la radio. Luego, el silencio y la soledad, nadie quiso saber. El turno debía continuar, sin tregua, con las lágrimas a flor de piel y la realidad quebrada.

Se tardó un tiempo en expiar la culpa, siempre se tarda luego de algo así. Sabe bien que aquella no será la última vez. Mientras, se prepara, baila y sigue jugando al mundo positivo, con la convicción que sus crayones, aún con menos colores, hoy son mucho más intensos e indelebles en ajustar nubes de tormenta.

SAMU en You Tube

Les invito a una versión no autorizada del SAMU Metro. Con orgullo.
Disfrutenla.

Tuesday, February 20, 2007

Familia

Les dejo un video que muestra como la pasamos en el paseo de fin de año organizado por la ANRECH metropolitana.
Saludos

Friday, February 02, 2007

Cuidar de sí mismo

Cuando esas inmorales actitudes que ni el estatuto ni los mejores y más elevados argumentos logran limpiar la mierda que los tiñe, trasgreden los valores y el sentido común de hombres y mujeres hechos y derechos, me pregunto seriamente en que sociedad deseo vivir y para quien deseo trabajar.
Deseo ver padres dignos, con valores y actitudes congruentes al futuro esplendoroso que desean para sus hijos, orgullosos ejemplos en actos y decisiones ; sin embargo, diviso cervatillos entre la hierba. Adultos serios tratados al antojo en tono de adolescentes oligofrénicos. Al menos los argumentos que les dejan soporosos y resignados son del tipo. El miedo nos mueve para el lujo del que nos mueve.

Mi vocación sufre. He perdido el respeto y la admiración. Otros, la capacidad de sorpresa. Ya no es lo mismo. Como le explico a mi hijo que en una pega de ayuda al otro me cueste tanto apoyar a mi par, a ese que aunque no me interese es sujeto de arbitariedad y desestima inexplicable.
¿Cómo le explico esa convicción de que sigo allí para darme por entero a ese anónimo de la calle?. ¿ Es acaso la expiación del sentimiento de resignación que experimento cada vez con mayor intensidad ante estos repetitivos hechos consumados?.

¡Ojalá a mi nunca me ocurra algo similar!. Bueno... me sucedió.

La solidaridad es un acto individual, raro y ocasional que llega dificilmente de aquellos que se hunden contigo en el lodazal, para ti a las rodillas, para ellos hasta los tobillos ( pero no lo ven) . Ante esas situaciones de la vida en las que necesitas un vendaval de apoyo, sientes que este solo llega a goterones. Nadie te llama por pena, miedo, temor, lata, desinterés, supe pero...., y te quedas un poco más solo, sabiendo que esta es una más de las lesiones de ese cuerpo colectivo del que poco te encargas cuando no eres tú.

Y que decir de la actitud pusilánime, lenta, antojadiza y cagona de las estructuras que fueron creadas para velar mi sueño. ¡Por favor, no hagan nada, que a esta altura es lo mejor que hacen!.

Como dijo un filósofo " La peor enfermedad es la ausencia de amistad" y agregó " el cuidado de uno mismo es la condición de cualquier dicha o gozo. No es una precaución, sino una atención...(sic)... el gobierno de sí, como se gobierna una casa, como se gobierna una nave, es también el cuidado de los otros. Es un conjunto de prácticas que unen el saber y el ejercicio y es un permanente aprender. Se despliega y adquiere en la forma de andar, de vestir, de hablar, en el ejercicio, en la conversación, en las decisiones y detalles. se trata de una verdadera incorporación, un darse cuerpo recibiendo en uno mismo algo que no sale de ningún interior propio.


Tal vez faltó un poquito de sentido común. De cuidar al otro, de humanizar la relación y sin dudarlo la cultura del apostolado seguiría comandando nuestro accionar.

La profecía autocumplida es que la exigencia del compromiso mató el compromiso. La vanidad la mató también.

Monday, December 25, 2006



Cuando alguién con cosificatoria naturalidad me preguntaba ¿ y tu qué eres?, se me imaginaba responder algo así como: " yo soy un ser de luz que encarnó en este plano para adquirir experiencia... ¿y tu?". Con frecuencia esta pregunta apunta a ¿tu que haces? o a como te ganas la vida, claramente a partir de esa certeza en la que la identidad principal de todo ser está puesta en el mundo del trabajo.
Ante esa pregunta me gustaba responder que parte del día era profesor, a veces reanimador, por horas escritor, otra parte amante, otras papá, músico y quiropráctico y una que otra vendedor. A veces también obtenía por respuesta una mirada desconcertada y el esbozo de una sonrisa que delataban un dejo de subestimación ante la seriedad de mi trato.

Cuando hacía (o pretendía) lo mismo que hacen mil millones de habitantes en el planeta todos los días: meditar ; cuando hablaba de complejas estructuras y conceptualizaciones tanto humanas como profesionales (mirando pensadores y lo que se había realizado en el mundo desarrollado diez años atrás); cuando no comía carne y me alucinaban las hojas de los árboles en primavera; cuando convencido insistía en una mirada innovadora o cuando me alejaba del people meter, era tildado de alternativo, de volado, idealista, visionario, poco aterrizado o cabrón. En un momento llegó a tal el disparate que pudiera estar hablando sobre el arreglo del calefont o el corte de pelo de mi perro y tenía por respuesta " oye, aterricemos el tema.. ¿ok?". Ocurría con frecuencia que me rebelaba ante ese encasillamiento enconándome aún más en el empeño de mover el mundo desde ese inventario, y culpaba a esta sociedad cool por la incomprensión y la mediocridad que se deplegaba ante mi.

Tampoco era extraño verificar que gran parte de mi círculo interno, - amigos con los que iría a la guerra -, fuese gente de ese mismo estilo. Gente normal y muy buena, con la particularidad que en su fuero interno o son personas encasilladas por sus identidades marginales o están en vías de serlo. No obstante, todos con cualidades y debilidades formidables que destacan y golpean al medio promedio en una dinámica no distante de incomprensión. Es más, uno de ellos es experto en construcción de identidades. Vaya paradoja.

Y si de relaciones e identidades se trata, mucho más fascinante me resultó atestiguar que casi siempre hay alguién a quien se pueda "mejorar". Más de alguna vez me encontré aconsejando ser más asertivo y agresivo al amigo tímido y quedo, golpeándole con palabras de bajo perfil y humildad al brillante y avasallador, dando palabras de cambio al estancado y estancando al cambiante. Por mi parte he recibido "ayudas" similares denotando que son pocos los que estan conformes con la propia identidad y que por sobre todo somos muchos los que no lo estamos con las de nuestros "otros", sean estos pares, hijos, amigos, jefes, familia y/o pareja.

Con el tiempo he logrado comprender, con sozobra y a regañadientes, y aquí otro fascinante evento, que son "estos otros" quienes definen mi identidad. (...... no se burle o sorprenda que aunque no le guste a usted también le ocurre lo mismo). Incluso, es construída por aquellos que la niegan y reniegan, de allí la dificultad al cambio.

He logrado entender que en la construcción de la identidad se ponen en juego las facultades, debilidades, moralidades, capacidades, el compromiso, la honradez, la confianza, la credibilidad, la inteligencia, la belleza, la puntualidad, colaboratividad, la capacidad de trabajo, la capacidad amatoria, la seguridad, la inteligencia emocional y, en su defecto, la falta de ellos. En mi caso , altas dosis de mordacidad, genialidad, arrogancia, creatividad, ironía e irreverencia. De esa manera, en estos últimos 20 años me he granjeado una identidad que ha abierto y cerrado espacios de posibilidades. Tengo mi merecido.

Hoy puedo atestiguar que esta forma de percibir el mundo tiene poco de marginal, poco de original o de diferente. ¿A quién escucho?. ¿ Quién te cambia?. Buena pregunta. Yo voy cambiando al interior de un molde que me empeño por moldear, ojalá sin sufrimiento mediante. No soy mi identidad aunque poseo identidades de ser afectivo, sensible, de ser social, de ser espiritual y profesional que me provocan mostrar un órden diferentes de diferencias en la percepción y que es lo que finalmente me acerca o aleja de los demás.

Me encanta la euforia del amor, no como carne, bebo alcohol, me deprimo, soy arriesgado, tengo un estado físico deplorable y excelente, no fumo marihuana (tanta), soy célibe, no bebo alcohol y como carne, tengo fantasías increíbles, soy tripolar, leo mucho pocas veces, digo buenas palabras, no fumo, ando hediondo, hago el amor rico, amo y grito a mis hijos, me cago en el vecino, me gusta mirar a los ojos, me emociona la luna en el follaje, los niños y los pajaritos cantando, además escucho a Mozart y a Los Panchos.

Soy contradictorio ¿tu no?. .

Saturday, November 11, 2006

Sub 40


Me encuentro a un tris de cumplir 40 y siento que la vida me ha regalado con mucho. En estos 39 años he pertenecido a grandes minorías y luchado por superarlo, he sido despedido dos veces de mi trabajo donde he conocido pequeños tiranos suficientenmente odiosos como para enseñarme sobre la vida, he experimentado la potencialidad de mi cuerpo en muchas facetas, he conocido lo hermoso del lenguaje, he conocido la pasión, el amor, la rabia, el odio, la ternura, la lujuria, la envidia, he sido regalado con dos ángeles encarnados, he sido vedette de 24/7 durante muchos años, he visto morir a 500 personas, entre ellos al Eugenio, la muerte me ha visitado en otras, mi padre y mi madre están vivos y, bueno, a los 40 me enfrento a mi mismo entero, con muchas ideas, ganas y sintiendome mejor que hace diez años. Un verdadero privilegio.
Ahora espero que me pasen a buscar para ir a mi fiesta....., un poco asustado, por cumplir cuatro decadas , porque tal vez me siento igual que un niño... contradictorio.

En fin.. la misma edad de ese oporto...

Salud

Sunday, November 05, 2006

Posted by Picasa

Miraba a través de dos lineas rojas. Mi imágen, invertida para ella, se movía intentando cosas imposibles. Todos lo hacíamos en aquel devastador escenario. El olor siempre es lo peor.
¡Quedate quieta... tranquila corazón..por favor no te muevas! ....
Pero ella se movía infructuosamente procurando levantarse. Y me era imposible adivinar su edad... y luego de 5 minutos recién me entero que es mujer. Fue con parafina. Gime, se queja, grita. Más del 90%.
¿Va a necesitar escolta?..
Si gracias,... yo le indico cuando salimos y el conductor por donde nos vamos. ¿Ok?.
Ok.
Los electrodos se despegan junto con la piel. La respiración a cada minuto más dificultosa, sus ojos cada vez más pequeños, el acartonamiento progresivo y nuestro apremio por el tubo y las benditas drogas que la sedarían, tal vez para siempre.
¡Estamos!, avisa el Gila... dormo 10, succi 70. ¿Vamos?
Ok, dale.
Sus dos lineas rojas me miran.
¡Tranquila reina.. ya va a pasar... ya va a pasar.!
Nuestras miradas se cruzan por un millón de segundos....y luego la ultima percepción,.. a los 27 años su última percepción,..... el silencio...... y esa imágen invertida se desvanece haciendo lo posible.... con la certeza de resultados imposibles.

Friday, August 04, 2006

Bipolar


Me encanta esta pega, me carga esta pega, me encanta esta pega, me carga esta pega, me encanta esta pega, me carga esta pega.

Así me la llevo, a ratos, a días. Me abruma esta especie de aprendizaje a palos duros. Por lo mucho que enfrentar, por las brutales realidades que ajustar, así de repente. No difiere de lo que toca a cada cual en su mundo particular, no es comparable, ni tiene que serlo.
Lo que me encanta es la posibilidad que esta pega ofrece para aprender y me cargan las formas y los contextos en que a veces se dan las cosas para que eso ocurra. Aprender de la muerte violenta, insensata, sorprendente, horrible, negligente, resignada, dolorosa, desgarradora, agradecida, natural ,bendita. De aprender a partir del riesgo personal, de abruptamente verse congelado en una esquina del propio destino sin poder atisbar ni un milímetro de ese futuro despejado, ilusorio, que ando trayendo cotidianemente como si fuese un inmortal.

En fin, me encanta esta pega.... me carga esta pega.

Tuesday, May 23, 2006


Ultimamente me he dedicado a mirar desde una perspectiva un tanto diferente a las resignaciones que ando trayendo encima con frecuencia.
Me he sorprendido con lo amable que resulta verificar que en el mundo de la salud existen espacios donde la gente disfruta lo que hace .... y es buena en ello.
Me estimula destacar algunos espacios y a algunas personas que me sorprenden cuando las veo, es más me alegran y brindan esperanzas. De alguna manera son modelos.

Me sorprende ver a los cardiocirujanos del Hospital del Tórax con las ganas y el compromiso que abordan a cada paciente que llega. De manera natural les aflora ese desafio en el que valoran cada centímetro cuadrado de tejido cardíaco y asumen con verdadero pragmantismo la relevancia del tiempo en la evolución de una condición coronaria aguda. Se les ve en la cara de cabros chicos con juguete nuevo.
Otros profesionales que deseo mencionar son los anestesiólogos del Hospital Neurocirugía. Les he visto jugarsela con todo y muy bien en lo técnico como en lo humano. En particular a aquel de nombre Sacha ( si mal no recuerdo).

Deseo destacar algunos companer@s ( reanimadores, paramedicos y conductores) de trabajo en el SAMU que les veo realmente comprometidos con su pega, que sufren e intentan, de veras, resolver problemas a la gente más desprotegida. Gracias por ese ejemplo.

Me pareció relevante este post, que hace rato deseaba hacerlo, dado que estoy rodeado de gente que hace bien las cosas, que a veces pareciera que es poca..y es más de la que pienso.
Eso no más.

Saturday, February 18, 2006

Switch


¿Somos responsables de lo que somos?

"En el espacio de reflexión somos siempre responsables de nuestras acciones porque siempre tenemos la posibilidad de darnos cuenta de lo que hacemos. Además, el como somos es siempre el presente de nuestra historia. Somos lo que hemos vivido.Cuando reflexionamos y nos damos cuenta de las consecuencias de nuestras acciones, somos responsables de ellas. Más aún, las cosas no pasan sin que tengan que ver con nosotros. Si tu me preguntas si los 16 años de gobierno militar en Chile han tenido que ver conmigo, si he participado o no, yo digo que sí. Ciertamente. las cosas que han pasado en Chile son también mi responsabilidad. Yo he pagado impuestos, y he respetado el toque de queda. Soy indirectamente partícipe de todo. Todos los chilenos en Chile hemos contribuído a que Chile haya sido durante estos 16 años como ha sido. Y contribuiremos a que sea otra cosa, si queremos que sea otra cosa."

Humberto Maturana R.
(El sentido de los Humano)

Monday, January 23, 2006

Mi base SAMU

Mi base SAMU es la mejor. La de la avenida grande esa. Esta situada en un portal antiguo... monumento nacional... dicen. A veces hacemos fiestas y vienen invitados de otros lados, lo pasamos regio, sobretodo cuando las salidas de la ambulancia me permiten estar a mis anchas y disfrutar de mi base SAMU. En realidad no hace mucho que estoy aquí, fue un acierto. Llegué guiado por el viento, cual agüero siguiendo a las palomas. Y ahora nos quieren cambiar. No hay respeto. Deberemos hacer una huelga. Eso es... Voy a citar a las palomas y a los muciélagos para que en conjunto hagamos un boicot a ese mentado cambio. No hay salud. No nos pueden hacer eso a nosotros.

Atentamente
Ratus Ratus

Wednesday, January 04, 2006

El Recuperaor


- ¿Como estáaai n?.. tanto tiempo..
- Bien, n. Que te cuento !..., en realidad naa..., bueno si,.. que tuve 5 recuperaores anoche (léase con énfasis en la "o")
- Cinco recuperaores!!!?? (P´s el n top). Haa, (con desinterés), y.... que onda?.
- Naah, solo una colisión... que llegó mal al recuperaor, y lo de siempre...
- Qué,... se murióo!!
- Si,... típico, si esos ns no saen ná,... n. Uno se descresta en la calle y allá le mandan interconsulta a Dios, sin rezo previo. No estaba pa morirse.
- Siii , a mi me pasó la misma bá el otro día... (..... y se pone a dar la lata)
- ¿Has tenido cinco recuperaores en un turno.... n?
- (p´s el n top) Noo, n . Siempre te pasa la misma bá, como que andai buscando a la pelá... ah.?. A mi me tocan puros traslados. Turno que voy me tocan traslados,... si estoy doctorado en traslados.... n.
- Y los otros, una caida de altura que llego a la alemana, un atropello grave en helicóptero al salvador,un compadre de 32 intoxicado con coca que se murió en el recuperaor, no se pudo nomás,... y como a las 6 de la mañana, un tatita con un AVE que se fué con san pedro.
- .......mnn, exitoso tu n.... ah?.
- No w, que llegamos como a las 7 de la mañana . La ambulancia ni te cuento, nos chupamos todas las drogas, sin carga del monitor, sin oxígeno, con hambre, sin bencina, y de remate nos tocó un traslado... n. A neurocirugía. Un oh que se despertó en el escáner y se sacó el tubo. Llegamos con el n conversando al Sótero del Rio, otros ns.
- ..... mmmmmm (sonrisa), me imagino.. palac.. mm.
- Si puhh n. Y hoy hago 24 al revés.
- (p´s el n top). Un cafecito?.......

Tuesday, November 15, 2005

El Concurso III - El Aparatejo

Ir a la segunda parte El Concurso - La Forastera

Ir a la primera parte El Concurso - La reina

Durante los años que siguieron la rutina fue la misma, todos ocupados del concurso, aunque ya no con tanto entusiasmo ni ardor en su preparación; tampoco eran muchos los que gustaban de mirar bajo el estilo de la ganadora. A la reina poco le importaba este hecho debido a que tan formidable había sido el precio de aquella ofensiva que todavía no se recomponía del todo. Los miopes de la corte aún elogiaban e imitaban su mirar y eso bastaba; mientras que los hipermetropes se habían alejado o le eran indiferentes. La ahora sabida condición mestiza de la reina determinó que el miedo y la lealtad fuesen desplazados por la ansiedad y el descontento.


Para el rey, esta situación constituía un signo de que las cosas no andaban nada bien. Tanto miopes como hipermetropes hablaban de extrañas formas de gobierno que atentaban la estabilidad del suyo. Algo ameritaba hacerse e intentó vivificar las voluntades llamando al concurso de concursos. Un magno evento jamás visto en el que la ganadora sería la definitiva, ahora para siempre.


Ocurrió que entre los hipermetropes una joven se hacía notar. Se había mostrado dotada y sobre todo con un mirar particular que no pasaba desapercibido a quien le conociera. Su mirada tenía profundidad y estilo. Aunque no contaba con una hermosura sobresaliente era una muchacha guapa y creativa que gustaba inventar cosas y andaba por el mundo con ideas forasteras. Cierto día, se presentó decorando su rostro con un armatoste que le cubría los ojos y la mitad de la frente. Era un sistema de curvas y ganchos que sostenían dos cristales atados con pelo de trino trenzado a tres marcos curvos; uno frente a cada ojo.

Los que le miraban estaban estupefactos con esos dos tremendos cielos azules que los cristales proyectaban, acompañados de una sonrisa que nunca antes habían contemplado.

Decía haber inventado un adminículo que permitía “ver” el mundo. La claridad y la distancia fue algo que aprendió de su invento y fue suficiente para percatarse de que lo que la rodeaba no era lo que le habían dicho. Ahora, decía ella, podía “ver” de verdad, con una mirada que no tendría que tomar prestada . Mostró su invento tanto a miopes como hipermetropes y no muchos se animaron a colgarse tales esperpentos en el rostro. Pocos le creyeron, aunque comentaban sobre los raros artilugios y si lo que decía esa jovenzuela sería verdad. Aquellos que si lo hicieron quedaron aturdidos y pudibundos al despertar de la grotesca condición en la que habían vivido.

Percatándose de la perspectiva del invento, al que llamaron aparatejo refractario, y aunque la inventora no era bella, le alentaron a que participara en el evento de los eventos. Empero de su desventaja, confió en su “ver” y se presentó. La reina, fiada en su belleza sin par, en su mirada largamente ganadora y en que los aparatejos de su contendora eran solo un juguete, quedó perpleja cuando, en secreto, se montó unos sobre su nariz. Incontinenti, puso manos a la obra y mandó fabricar sus propios aparatejos, pero estos serían más delicados y en tonos naranja, azul y blanco.

Ahora la contienda trascendía todos los convencionalismos, se jugaba el todo por el todo, al menos para la reina. Al salir los aparatejos matizados al mercado formal, porque desde el primer día se distribuían en el informal, la gente se comportó literalmente desquiciada. Los adquirían con frenesí pero no se atrevían a usarlos. Los que más gustaban eran los naranjos y los blancos, en ese orden, versus los rústicos aparatejos refractarios, que casi no se vendían.

Llegada la hora decisiva, con solo dos competidoras, el voto final favoreció a la joven que con sus aparatejos prometía un “ver” insospechado para las confundidas gentes de la comarca. Esta vez, hubo tanto gozosos como desventurados.

Pero las cosas habrían de cambiar, o para ser más exactos, de continuar.

Por días se escuchó a la reina depuesta denunciar que el concurso, el mismo que ella había creado, era una comedia de mentiras y estafas, y que no importaba lo que dijeran seguía siendo la más bella de las bellas. Sin embargo, no estaba resignada solo al decir. Tenía su carta bajo la manga. Ofreció regalar aparatejos blancos y naranjos y muchos fueron los favorecidos. Así también, fue a las vicarías del monopolio e interpuso recursos arguyendo precisiones, formalidades y ciertas excepciones que surtieron el mismo efecto de un encanto que hubiese adormilado a toda la población por interminables años. En un dos por tres, era nuevamente la vencedora. De inmediato aquellos pocos procedieron a cambiar sus rudos aparatejos refractarios por esas finas, elegantes y más seguras lunas en tonos nubes, cielos y crepúsculos.

Así, la reina dominó la comarca hasta el fin de sus días. Solía pasear por la región con sus pequeños y atractivos aparatejos sobrepuestos en el rostro mirando a sus súbditos que con sus pequeños y atractivos aparatejos sobrepuestos en el rostro le saludaban con reverencia. Ahora todos admiraban su postura y hasta le atribuían poderes excepcionales ya que hacía tiempo se habían percatado que los aparatejos solo los usaba en público.


Por muchos años, antes de su hora final, cada noche, en la tranquilidad de su silencio, la reina no pudo eliminar ese constante y profundo martirio que le acompañaba como su sombra, producto, como sabía, de algo que solo ella conocía. Que sus finos y seductores aparatejos matizados eran únicamente vidrios de colores.

Monday, November 14, 2005

El Concurso II - La Forastera

Ir a la primera parte: El Concurso I - La reina

Pero, a la puesta de sol del tercer día previo al concurso, desde tierras lejanas, un caminante vendría a cambiar el transitar inalterable del vivir de la comarca.

Desde su llegada motivó a la vez admiración y suspicacia. Sus ropas, su manera de hablar y de moverse, a veces muy rápido a veces muy lento, descolocaba, según su condición, a unos y otros. No fue indiferente para nadie. Le gustaba acercarse y alejarse de la gente para que esta le viera en toda su magnitud. Era su habilidad. Pero la más de las veces andaba a media distancia de todos lo que le hacía borrosa y generaba cierta vacilación.

Venía de la tierra paralela y había escuchado del concurso. Estaba dotada de hermosura, era joven e inteligente y tenía la seguridad de poder ganar el cetro de la belleza más bella, al costo que fuera. Además, cosa importante, tenía la mirada necesaria para ello. Bastaron sólo dos días para que la gente comenzara a murmurar sobre otra posible ganadora, lo que al llegar a oídos de la reina le estremeció de pies a cabeza y de inmediato le mandó llamar.

Al enfrentarse reina y forastera como en espejo se miraron y sin hablar se reconocieron especiales. La reina tembló y supo sin dudar lo que se le venía.. Era pues, que la extranjera padecía la misma anomalía anómala que la reina, mitad miope y mitad hipermetrope, pero de ojos inversos. Ante la eventualidad, la reina afianzó sus espacios, escudriñó mejores miradas, fortaleció sus lazos e incluso buscó a los rebeldes en su decisión por mantener su posición.

Podrán adivinar la historia que siguió.

Producto de su miopía, el rey decidió que merecía estar con la ganadora del concurso y la reina al verse desplazada, se apartó de la escena en un ostracismo reflexivo, pero sería sólo por un tiempo ya que, luego de reagrupar sus tropas, volvería a arremeter con fuerza para destronar a la inconsciente y adormilada doncella.

A pesar de sus atributos y mirada fabulosa, la amable y arrogante doncella, no supo, por sus vanidosos y cortos años, sostener el intento, perdiendo finalmente su cetro y su dignidad. Ni su bendita ventaja dual le permitió ver las malas artes que finalmente la llevaron al exilio.

Sin embargo, producto de tan duro proceso, para la reina no todo fue bendición y acusó un duro recibo. Sus fuerzas mermaron y sus secretos fueron develados.

Para el pueblo de la comarca, como si nada hubiese ocurrido, las vida siguió su transcurrir y el concurso nuevamente ocupó sus almas y mentes. Desde ahora, a pesar de estar más oscuro, todo quedaba más claro. Así era esta gente con anomalía anómala del cristalino del ojo.

Continuará…….

Ir a la Parte Final El Concurso III - El Aparatejo

Sunday, November 13, 2005

El Concurso I - La Reina


Erase una vez una hermosa comarca. Tan atractiva e importante como cualquier otra salvo que esta tenía algo diferente: un concurso de belleza. La popularidad del evento era tal que trascendía fronteras y alcanzaba lejanas latitudes. Era el evento anual más importante del continente y eso se debía a que la belleza era algo a lo que todos, sin exclusión, le daban el mayor valor. La vestimenta, el peinado, la manera de moverse y hablar, los guantes, los zapatos y, por supuesto, los atributos físicos, eran revisados con escalpelo de oro. Con todo, lo que realmente mandaba en esta fiesta del glamour local, era la mirada de la concursante. Si,.. la mirada. Se evaluaba su profundidad, dirección, delicadeza, la seducción que otorgaba y la manera en que el cuerpo en su conjunto le acompañaba. Estas eran cuestiones tan fundamentales y valiosas en la vida cotidiana de todos que existía un culto profundo y respetado hacia la mirada. Así, lo que todos pretendían era parecerse e imitar la mirada ganadora y no era infrecuente descubrir a hombres y mujeres practicándola tanto en privado como socialmente. Existían clubes que pugnaban por la supremacía del miramiento. Habían bailes, tertulias y reuniones de todo tipo; en fin…., todo era atravesado por el concurso.

En el evento participaban las más elegantes y bellas mozas de la comarca con el afán de lograr el trofeo más cotizado del reino. Pasaban horas forjándose una mirada triunfadora y fantaseando con la gloria que eso les traería. Sucedía que la ganadora del concurso, desde hacía mucho tiempo era la reina, tanto que ya nadie recordaba cuanto; ella tenía una mirada tan avasalladora que nadie podía competirle, por cuanto durante muchos años el concurso se declaró desierto.

Las gentes de ese país, sin embargo, tenían una singularidad. Producto de causas desconocidas padecían graves problemas en el cristalino del ojo, por lo que una mitad de la población era miope y la otra era hipermetrope. Tan exacta era la distribución de esa anomalía que en numerosas oportunidades habían sido objeto de los estudios más serios, pero hasta el momento de nuestra historia no habían logrado ninguna conclusión concluyente. Como podrán anticipar, en estas circunstancias la confianza era un valor cardinal ya que para unos y otros, era esencial la convivencia en parejas. En el descubrimiento del mundo vivían supeditados a lo que los demás hablaban, decían, comentaban y sancionaban, por supuesto, bajo la mirada de la reina. Por mucho tiempo vivieron felices en este entorno.

Por su parte, el rey, que era miope, estaba orgulloso de que la mujer más hermosa del reino fuese la suya. Tenía a la pareja perfecta, a la medida de su talla, la mirada que le complementaba.

De lo que muy pocos estaban al corriente era que la reina era mitad miope y mitad hipermetrope. Esta condición le permitió primero llegar al cetro y luego…….inventar el concurso. Ella al conocer hábilmente las capacidades y dificultades de cada grupo, aprovechaba su ventaja. Le bastaba con cerrar un ojo para seducir a unos y otros. Sin embargo, tenía debilidad por los miopes y subestimaba a los hipermetropes quienes, por tener problemas para ver de cerca, eran fáciles de pasmar. Esto por cierto generaba disputas de las que sacaba suculentas ganacias.

No obstante, un significativo grupo, tanto de miopes como de hipermetropes, pertenecían a la corte y confiaban ciegamente en la imparcialidad de sus monarcas. Disfrutaban de las oportunidades y regalías de la bella más bella de todas. Otros, cercanos a la corte, igualmente leales pero menos favorecidos, vivían con miedo y cierto recelo. En secreto dudaban y se sentían mal por ello. Finalmente, estaban los hipermetropes marginales y rebeldes que deseaban derrocar el sistema pero se veían impedidos por su limitación.

Pero, a la puesta de sol del tercer día previo al concurso, desde tierras lejanas, un caminante vendría a cambiar el transitar inalterable del vivir de la comarca.

……Continuará.

Ir a la segunda parte El Concurso - La Forastera

Saturday, October 01, 2005

Subasta

Femtosegundo


Entiendo a Montaigne, más bien, ahora lo "comprendo".
En dias de vacaciones tiendo a pensar harto y cuando eso ocurre, siempre pasa algo. Esta vez fue que tuve un destello de despertar, un satori, una fracción de tiempo en la que dejé de ser yo - yo.
Me estaba duchando, con el champú en la cabeza (¡con que frecuencia ocurre algo justo cuando me dispongo a enjuagar el champú!!), cuando me sacude una violenta sensación de vértigo y me convierto en una pieza más de un rompecabezas gigante, atemporal y aespacial, tan abismantemente grande que no logro siquiera sostener ni por un segundo la imagen completa en mi mente. No es dable hacerlo, no tengo esa capacidad, pero... un femtosegundo fue suficiente. De repente floto en la nada y nada tiene sentido; ninguna cosa, deseo, idea, apego, relación, ideal o expectativa se salva, todo se desvanece, no importa y es absorbida al enfrentarse a ese espejo de vacuidad absoluta en el que estoy reflejándome. Logro comprender, con un nudo en el estómago, una angustia incalculable y saltando del pánico, que lo que me sacude es la fuerza de mi propia mortalidad y la certeza de mi final inminente, de que el final llegará inexorablemente, ahora o más tarde; pliff, turn off, epílogo, click, apagón, the end, pffssss... sólo quedan los del aseo. Todo termina.. y no hay vuelta, no hay quien ayude, no sirven las palabras de bajo perfil, no hay posibilidad de brindar la solución para burlar ese ineludible enigma, ninguna posibilidad de hacerse el gil... solo volver a dormirse.
Ya que nada tenía sentido, pensé en abstraerme del mundo cotidiano y abandonar cargas físicas y emocionales. Pensé en mis hijos y en que estarían sometidos a la misma rueda de la impermanencia, a este sufrir, a este sueño y esta ilusión de la vida. Pensé en la mesa que no he terminado de tallar, en el arreglo del auto, en el departamento que deseo comprar, en el blog, en la utilidad de la tarea educativa en la que me encuentro, en mi profesión, en los esfuerzos anexos pasados y futuros. Pero nada tenía asunto. Entonces, me quedaba la del ermitaño. Aislarme del mundo y dedicarme al progreso espiritual y a ver si de alguna manera podría escabullirme de la muerte. Dificil.. ya no me iluminé en esta vida.
Con más reflexión y tranquilidad comprendí que tan inevitable como la muerte es inevitable la vida, que me quedaba tan solo vivila como me tocara y no solo eso, sino que de la manera más impecable posible. Como esa metafora en la que te encuentras subiendo un cerro y te detienes para atarte los cordones, mientras eso ocurre te percatas que viene directo hacia tí una gran roca y no hay manera de evitarla. Ser impecable significa hacer el mejor nudo de tu vida.

¿Vaya notición no?. Me visitó la muerte mientras me bañaba y me encontró en pelotas. Pero, por la experiencia vivida y sus repercusiones, creo que no fue un femto sino un picosegundo. Buenas noches.

Sunday, September 25, 2005

Yo si pierdo


Tengo un amigo que nunca pierde. Bueno...era mi amigo.
Juega juegos de sumas a cero y cuando pierde, cosa rara... no pierde.
Ser jugador de sumas cero significa haberse comprometido con la tesis de que en todas las situaciones de la vida sólo se dan dos posibilidades: ganar o perder. No existe una tercera. (Lo Malo de lo Bueno. Paul Watzlawick)
Jugar este juego en cierta medida brinda poder, el poder de establecer las reglas y también llevar la delantera. Si usted es deportista habrá experimentado el discurso de la supremacía de ganar y en la verguenza de perder. Por ejemplo, aquel automovilista que, avanzando con dificultad en la autopista, no permite que el que ingresa se coloque en la cola, ya que hacerlo significaría una derrota. De aquel que se regocija con la caída de su rival. O del soldado que está ahí para eliminar a ese enemigo desconocido por causas también desconocidas. El juego de sumas a cero tiene una sola máxima: alcanzar la victoria.

Un soldado en el frente de batalla está perfectamente expuesto a jugar un juego de sumas a cero, sin embargo, cuando reflexiona que su enemigo tiene la misma condición que él y se siente igual, que está metido en eso por voluntad ajena expuesto a una muerte insensata, la apuesta del juego de sumas a cero se paraliza. Pone en jaque al sistema que le puso allí.
Existen ejemplos tremendos en los cuales nadie ganó esta apuesta: Hiroshima, las torres gemelas, Irak.

Ciertamente hay otras descripciones. Cuando surgen terceras posibilidades que rompen ese juego. Cuando ese soldado le sonríe a su espejo del otro lado y le brinda un cigarrillo, generando treguas no acordadas. Cuando con creatividad, en vez de someter a ese niño malcriado, se le prescibe el síntoma y este termina resisitiéndo su propio berrinche. Cuando se propone una tercera via de solución que nadie piensa posible se termina el ciclo de juegos de sumas a cero: Ganamos los dos. Y se deja de perder o de ganar, enredándose benditamente en una cadena del bien, del bien propio y del comunitario. Ya no es necesario torcer brazos o quebrar voluntades.

Yo caí en la trampa de jugar un juego de sumas a cero. Y gané. Pero a diferencia de mi amigo al ganar... perdí. Perdí su amistad y me hice de un escudo para afrontar la resistencia de otros que, como buenos jugadores no victoriosos, me perciben al otro lado de la linea de fuego. Hoy debo contar con esas ausencias.

Thursday, September 15, 2005

Mi compadre


Mi compadre me pide que madure y yo le pregunto que para qué. Le creo y entiendo que es porque esperaría que mis decires fueran más apropiados. Convengo que de vez en vez soy algo pendejo y no estoy a la altura. También he de manifestar que se ha puesto un poco serio - serio (y ese comentario viniendo de mi, para él, debe ser algo muy serio). Mi compadre es un gallo choro , en realidad mi compadre es mi mejor amigo, ese que golpea sin miramientos cuando debe golpear y que aunque no nos veamos mucho, cuando nos vemos.. nos vemos. No hay galería, es todo cancha.
Bueno compadre, puedo contarle que no he madurado mucho en estos días pero voy a estar atento y fijarme como se comportan los maduros para ver si me gusta. Prometo hacerle comentarios "ad hoc" si usted me promete sonreir un poquito más de vez en vez.

Wednesday, September 07, 2005

Rogativa Dieciochera: Urgencia para las urgencias


Estimados Sr. Presidente de la República de Chile, Sr. Ministro de Salud,
Sr. Presidente del Colegio Médico y Profesionales de la Salud.

La presente tiene por motivo solicitar de manera urgente vuestra intervención en un tema que ya no soporta más prórroga y que es conocido por todos los actores del medio de la salud publica de este país. Un tema que se encuentra escondido e invisible producto de la resignación ante ciertas prácticas (malas prácticas debiera decir), a un mal entendido respaldo profesional e interprofesional y a la supeditación económica por sobre la disciplinar en la salud primaria de nuestro país.

Como ustedes muy bien saben, con más o menos críticas, en términos macro, la salud de nuestro país podría ser catalogada como eficiente. En el nivel secundario, tanto público y mayormente en el privado, en posible encontrar importantes avances y progresos que van en ingente desarrollo; contamos con buenos y reconocidos especialistas, con mejor tecnología y en alta proporción ostentamos buenos procesos diagnósticos y terapéuticos. De hecho, en un país que reclama a gritos un cuidado de salud basado en la comunidad, preventivo y general, hoy disponemos de una sobrada población de médicos especialistas que con una mirada más bien reduccionista (AUGE) están desarrollando, en el mayor de los casos, una rigurosa e irreprochable labor técnica.

Pero la rogativa preanunciada no se relaciona con este espacio. Surge desde el mundo del cuidado de la salud primaria, en particular de la urgencia en ese medio.

¡¡POR FAVOR, NECESITAMOS BUENOS MEDICOS!! en el nivel primario y con urgencia en las urgencias de la atención primaria (SAPUs). Médicos preparados en técnicas y con conocimientos pertinentes y actualizados para enfrentar lo crítico, lo urgente, lo vital.

Lamento la falta de compromiso social y la alta rotación de personal que allí labora, así como la desidia del sistema municipal. Lamento los pactos políticos en torno a la salud primaria. Lamento ciertos conformismos y rendiciones en torno a la atención primaria proveniente de las autoridades. Lamento los conflictos de poder al interior de los gremios de la salud que desean dominar el espacio con más o menos autoridad, inmovilizando las acciones hasta conseguir torcer la mano. Lamento las muertes que me ha tocado presenciar producto de manejos obsoletos, iatrogénicos, temibles y peor, arrogantes. Y en estos años han sido muchas, demasiadas.

Una sola muerte es una sólida justificación para hacer algo. Y no señores, no son casos aislados. El iceberg es enorme. Eso se sabe con una certeza que asusta. Otros países ya lo han explorado y están haciéndose cargo.
El problema es muy grave. Esta preocupación es honesta y sencilla. Real, descarnadamente real. Al menos abramos la reflexión que hoy solo existe al interior de las herméticas cofradías de la salud como el secreto mejor custodiado.
De antemano, gracias que estaré atento a los cambios.
( a ver si con el espíritu patriótico pasa algo).

Sergio Enríquez L.

Friday, September 02, 2005

Responsabilidad

El Jota me dijo que aquellos que participamos en el tipo de profesiones de ayuda, ya sea como terapeuta o reanimador, vivimos en promedio 7 años menos. Si lo dijo para impresionarme lo logró. Debe ser así. En ciertos textos taoistas relacionados con la salud mencionan que la longevidad está directamente vinculada con una vida tranquila, alejada del estrés, con una alimentación balanceada,con el ejercicio, con la austeridad sexual y una buena relación vigiia sueño. Nada más alejado de lo que hago. De ahí mi locura en serio.
Por otro lado, en la literatura también se menciona que muchos de los que participamos ayudando personas estamos un poquitito "piteados" del coco o del corazoncito o de alguna otra parte ya que tal vez buscamos compensar con un "algo" algunas carencias de reconocimiento o afecto;no es natural arriesgar e hipotecar la propia vida en pro de los semejantes. No es biológico ni evolucionario. La solidaridad no es un concepto Darwiniano. Parece que el perfil de los que ayudamos es algo complicado.
Y ahí estoy con otro conflicto, ya que me encuentro postulando a un cargo directivo de este trabajo y como estar arriba supone ciertas categorias de perfil que permita estar allí, me surge la cuestión de si para merecer ese cargo debo estar más piteado o menos piteado.Ser referente de los referidos. Hoy me han llamado para los tests psicologicos y no sé si mi respuesta frente al exito o al fracaso deba ser de orgullo o no. Bajo este prisma ¿que dirá de mi condición psicológica tener éxito en esa empresa?

Tuesday, August 30, 2005

Nihil Novum Sub Sole

Tears in Rain
Tears in Rain,
originally uploaded by Amin..


Estoy aquí con ganas de escribr y no se me ocurre nada, aunque podría alimentar el morbo de muchos y contarles lo estos ojos han visto sólo esta semana. No se trata de eso y se trata de eso. Se trata de como afecta la vida de cualquiera que se dedica a este tipo de pega estar presente en aquellos momentos más raros, espeluznantes, críticos, bizarros y dolorosos de otras personas. Cual replicante de Blade Runner ( "I've seen things you people wouldn't believe. Attack ships on fire off the sholder of Orion. I watched sea beams glitter in the darkness at Tan Hauser Gate."), estos ojitos han visto cosas que pocos mortales podrían atestiguar durante toda una vida. No me vanaglorio de ello, solo creo que es suficiente y me pregunto el porque de eso en mi vida. No deseo más de ese sufrimiento prestado - asimilado - vivido, pero sigo allí. ¿Como manejas en tu vida la experiencia de sacar desde un tarro de pintura la cabecita decapitada de un nonato?

Tengo un pensamiento, que he compartido con algunos, y es que creo que estoy haciendo la pega al revés. Que en vez de reanimar a los moribundos debería ayudarlos a un buen morir. Al menos a los viejos que van hacia lo más natural y único cierto de esta vida. Que deberían llamarme para asistir la muerte de aquellos que deben morir y para peleársela a aquellos que no.

Imagino que en el lugar donde alguien está experimentando el trance del morir es asistido por algún ser celestial encargado de acogerlo para tasladarlo adonde sea que uno vá, que cuando nos ve llegar desde ese plano donde habita, le refiere al alma del moribundo: " aah..llegaron los de amarillo!... ¿esperamos a que terminen su protocolo yyy... partimos?"

A veces siento que perturbo el proceso más relevante del ser humano. Que con toda mi impertinencia de toqueteo e invasión perjudico más que ayudo. Eso claro.. desde una perspectiva más espiritual que biológica. Desde el supuesto de que algo pasa después de desencarnar a otro plano y que algunos "ismos" nos proponen como la vida eterna, la reeencarnación u otra huifa similar.

Bueno... no se me ocurre nada más. Bueno, sí... dejar este blog como testimonio y solo pedirles a los futuros reanimadores, aquellos que estarán en mi plaza cuando sea viejo y esté muriendo ( si llego )...... ¡¡por favor no me hueveen!!!.

Monday, August 22, 2005

Un video

El Mundo en Miniatura


Si pudiéramos reducir la población de la tierra a una pequeña aldea de exactamente 100 habitantes, mateniendo las proporciones existentes en la actualidad sería algo como esto. Habría 57 asiáticos,21 europeos,14 personas del hemisferio oeste ( tanto norte como sur) y 8 africanos; 52 serían mujeres, 48 hombres,70 no serían blancos,30 serán blancos, 70 no cristianos,30 cristianos,89 heterosexuales,11 homosexuales,6 personas proseerían el 59% de la riqueza de toda la aldea y los 6 ( sí los 6 de 6) serían norteamericanos. De las 100 personas, 80 vivirían en condiciones infrahumanas; 70 serían incapaces de leer; 50 sufririían de malnutrición; 1 persona estaría a punto de morir; 1 bebé estaría a punto de nacer. Sólo 1 ( sí, solo 1) tendría educación universitaria. En esta aldea habría 1 persona con computador.

Si tienes comida en el refrigerador, ropa en el armario, un techo sobre tu cabeza y un lugar donde dormir, eres más rico que el 75% de la población mundial. Si guardas dinero en el banco, en tu cartera y tienes algunas monedas en el cajón, ya estás entre el 8% más rico de este mundo. Si tus padres aún viven y están casados... eres una persona muy rara. Si puedes leer este mensaje eres mucho más afortunado que los más de 2.000.000.000 de personas en este mundo que no pueden leer.

¿Tuviste algun problemita hoy?

Friday, August 19, 2005

Algo para pasar el shock

Si usted acude a un parto existen preguntas que son de rigor según el NALS. Una de ellas es la posibilidad de que el embarazo sea gemelar. Aquí va un video relacionado con un embarazo gemelar que podrá serles de utilidad en ese caso.
Disfrútenlo.

Un poquito de cinemática


Es la colisión de un bus escolar. Es seguro , no hay morbo, solo cinemática de una colisión. Igual impacta ver lo que uno sospecha cuando llega al evento y ya todo pasó.

Wednesday, August 17, 2005

Agenda

Manifiesto desencanto hacia las estructuras en las que participo. Me muevo en espacios que paulatinamente se vuelven cada día más chanta (o siempre lo fueron), donde la confianza y la motivación no son valores deseables y donde se privilegia la politica y todo se supedita a la agenda económica.
Como la mayoría de los que estamos en esto, me enrolé en la labor prehospitalaria por una motivación de ayuda, con harta vocación, con poca paga inicial, con cero privilegios y garantías, con conocimiento de ello. Hoy diez años después, más viejo y resignado sigo sin privilegios ni garantías en un trabajo donde el 60% de los reanimadores (60 almas) no tenemos ley de urgencia y ninguno tiene seguridad laboral (te sacan por capricho), no tenemos acceso a un sistema de apoyo sicológico ni ante procedimientos duros (mi supervisor me sugirió visitar a su terapeuta!), además nos acotan las vacaciones a diez días al año (por necesidades del fuc.ing.. servicio!) Debemos compartir algunos espacios de trabajo invivibles, con baños indecentes; por demás debo comprar mi uniforme y subvencionar otros.
En cuanto a trabajo en equipo, el grupo médico que me rodea, con gran hipocresía, involuciona con encubiertas cuotas de desconfianza que solo pone de manifiesto una lucha de poder vetusta y mezquina, y no hace más que entorpecer un sistema ya deteriorado. Superiores que adoctrinan para pensar como funcionario público, cortan alitas, acotan libertades y posibilidades, apretan el cinturón, exigen compromiso para un sistema mediocre a costa de hipotecar la propia vida. El new age del trabajo: el de la medianía.

Pertenezco a uno de los grupos de excelencia del sistema público de la salud chilena, avalado y reconocido a nivel nacional. También pertenezco a un ñoño grupo que a pesar de esta desprotección y poca capacidad de estimular el compromiso tira la carreta para que nuestro director siga disfrutando de su chiche sanitario.
Me refiero a los giles de los REANIMADORES DEL SAMU METROPOLITANO.

Tripulamos ambulancias que no ofrecen elementos básicos de protección a sus ocupantes (cinturones y elementos de sujeción), con recurrentes y cada vez más graves problemas de dirección, frenos, eléctricos, sin calefacción en invierno ni aire acondicionado en verano. Nos exigen traslados de alta complejidad con minimas garantías de seguridad y protección al paciente. Debemos defendernos de gente agresiva que, por una ciega regulación, espera en la calle con sus muertos a la ambulancia solo para descargarse. Con mayor frecuencia hago la pega de los moviles básicos y mientras estoy en base estos alcanzan los servicios de urgencia con pacientes graves o fallecidos. ¿Mencioné la ley de urgencia y el descanso compensatorio?. Y esto ocurre solo desde hace 10 años.
Nuevamente la diferencia entre hacer las cosas correctas y hacer las cosas correctas bien hechas. La chantitud, chantez o como quiera llamarsele nos invade.
Chantas los ream¡nimadores del Samu metropolitano que luego de diez años seguimos creyendo en sostener un sistema deficiente solo con la vocación y con un costo personal demasiado alto.
Sorry, estoy un poquito cansado.
(More...... "me resigno")